jueves, febrero 27, 2014

Perdida de peso, de memoria... y andá a saber qué más!

Recórcholis!

El otro día, por casualidad, me acordé que yo tenía un blog. Rresulté ingrata, lo sé.

Pero volví. Yo había empezado a contar sobre este periplo de perder kilos y al parecer también perdí la memoria. En resumen, 1 año y 7 meses después tengo 70 kg menos. Sí, una persona (grande!) menos... y se ve que esa parte de mi era la que blogueaba. Pero bueno, acá vengo yo, lo que quedó para saludar y decir que soy feliz.

Algún día tendría que convocar a toda esa energía que se dispersó en el universo para que cuente como está, saber si es feliz y qué está haciendo ahora que no funciona como lastre.

Pero eso, en otro momento.

Decía, sí, soy feliz. No solo porque soy flaca (de afuera, porque la gorda mental se te queda!) sino porque por una vez que se me ocurrió hacer algo por mi, lo consguí y va bien (y cruzo los dedos!)

Tengo unas cuantas cosas para escribir, resultó ser una experiencia interesante por varios lados. Reducción corporal, crecimiento espiritual y emocional... y lleno de anécdotas tragicómicas de las que obviamente, no me podía escapar.

Ahora estoy en proceso para la última etapa que es la cirugía reconstructiva (porque la parte de mí que se fue, me dejó la piel como 4 talles más grande) Y si bien la piloteo con bastante éxito, hay algunos detalles que se pueden ajustar y eso haré en pocas semanas.

Hoy me voy, vine solo a barrer, sacar telarañas, abrir ventanas y dejar que entre un poco de aire en este pequeño rincón que tanto quiero y que todavía no me perdono haber olvidado. Quizás nadie venga ya a leer, no los culpo... fui la primera en irme... pero no importa, en cierta forma vengo a escribirle a la Circe que fue y a la que vendrá.

Si pasan, llevense un beso, están recién hechos!


6 comentarios:

cuarentaydos dijo...

Albricias!
70 kg! WOW!!
Y la mejor noticia, tu felicidad. :)
Sabés? Hace días que me vengo acordando tuyo y preguntándome cómo estarías (con el infaltable luego la llamo). Así que esto es como una sincronización ferpecta.

Mariluz Gonzalez Hidalgo dijo...

¡¡¡Pero bueno bueno bueno qué alegría encontrarte, diosa!!!

Yo ando a saltos por el blog y acabo de verte :)

abrazos de regreso para usted.

Mariluz Gonzalez Hidalgo dijo...

Ah, se me olvidaba lo más importante, me alegra que estés feliz. Hoy en día es un valor escaso

Zeta dijo...

Qué lindo post.

Rodia dijo...

Los blogs están como abandonados. No sé qué pasó con todos. ¿Será que cambiamos de red social? ¿Será que cambiamos a secas? ¿Será que la impostura que nos permitía no hacernos cargo (y para bien) ya no se usa? Igual yo a veces extraño.

Circe dijo...

Mal yo que puse para moderar comentarios, vaya a saber por qué, tengo que sacarlo.

Como sea, qué lindo volver, qué lindo que lleguen notificaciones desde acá... creo que me haría el mismo efecto que me llegara una carta por correo.

muchas gracias queridos Pancho, Mariluz, Zeta y Rodia. Me deja una sonrisa enorme los comentarios.

Rodia, cambiamos, sí, nos ganó la inmediatez... por eso ya no escribimos cartas a mano, mandamos mail, después blogs, después facebook y ahora llegamos a los 140 caracteres. Lo bueno es que siempre, de alguna forma, el viento nos amontona! :)

Yo también extraño, los extraño pero los tengo presente.

Un abrazo!

(y sigo feliz! casi un milagro, ya!)